miércoles, 14 de diciembre de 2011

Leyenda...Roberto Baggio


Roberto Baggio era un jugador inclasificable. El actual Presidente de la UEFA, Michel Platini decía de el: "Baggio no es un 9, pero tampoco un 10. Es un 9'5."
Superdotado con el balón y de fuerte carácter, siempre permanecerá en los anales de la historia por quedarse a un penalti de la gloria suprema, pero "Il Divino Codino" (la coleta divina) supo hacerse un hueco en la historia del fútbol, convirtiéndose en una leyenda del Calcio.

Nacido en Caldogno (Italia) el 18/02/1967, comenzó su carrera deportiva en su Caldogno natal a los 10 años. En 1979, consiguió hacer 42 goles y dar 20 asistencias. Con actuaciones así ficharía por la Vicenza en 1982 por unas 500.000 liras (unos 260 €), donde anotó 110 goles en 120 partidos con el equipo primavera.
Debutó en el primer equipo el 05/06/1983, donde jugaría en total 36 partidos materializando 13 goles. Contribuyó al ascenso del equipo biancorossi a las Serie B. Convertido en uno de los jugadores más queridos de la hinchada, la necesidad de dinero por parte del equipo hizo que lo traspasaran a la Fiorentina en 1985 por 3000 millones de liras (1'55 mill. € aprox.)
2 días después de firmar por su nuevo club, se lesionó gravemente en un partido de liga contra el Rimini de Arrigo Sacchi. Esto supuso su primera lesión en la rodilla derecha, una lesión gravísima con rotura del ligamento cruzado anterior de la cápsula, del ligamento colateral y de menisco. Reconstruir todo le supuso 220 puntos internos. A pesar de la grave lesión, el presidente de la Fiorentina decidió no anular su fichaje. Lo operaron en Francia 1 mes después de la lesión, y las semanas posteriores fueron todo un calvario físico y emocional para el jugador, que llegó a adelgazar 12 kg , hasta llegar a pesar sólo 56. Tras 2 años de calvarios por las lesiones, volvió a sentirse futbolista tras jugar los últimos 4 partidos de Liga, consiguiendo su primer gol ante el Nápoles de Diego Armando Maradona, que supuso la permanencia del equipo toscano y la 1ª Liga del Nápoles. Fue en este período donde se inició en el mundo del budismo, ayudándolo a recuperar la autoestima perdida por culpa de las malditas lesiones.
A partir de ese momento su progreso fue imparable llegando a debutar con la Selección Italiana el 16 de noviembre de 1988 un amistoso contra Holanda con motivo del 90 aniversario de la Federazione Italiana giuoco Calcio. Acabaría jugando 56 veces con la azzurra, consiguiendo 27 goles. En la temporada 1989-1990 llevó a la Fiorentina en la zona media de la clasificación. El jugador finalizó 2º en la lista de máximos goleadores con 17 goles, por delante de Maradona con 16 y sólo superado por los 19 goles de Marco Van Basten. Aquel año el equipo llegó a la final de la UEFA, pero perdió frente a su eterno rival, la Juventus FC de Turín. A finales de ese mismo año recibió el Trofeo Bravo, otorgado por la prestigiosa revista Guerin Sportivo al mejor futbolista joven menor de 23 años.

En estos 5 años se convirtió en un auténtico ídolo del equipo viola (donde jugó 94 partidos y metió 39 goles), pero cuando antes del verano saltó la noticia de que se estaba negociando su venta a la Juventus, se produjeron varias manifestaciones violentas en contra de su salida del club, con un balance final de 15 arrestados, 50 heridos, 36 denuncias y 54 detenidos. Finalmente fue vendido al eterno rival en 1990 por 25 mil millones de liras (unos 13,1 millones de euros), lo que supuso el fichaje más caro de la historia hasta el momento. Antes de debutar con la Juventus se celebró la Copa del Mundo de Fútbol de 1990 en Italia y Baggio era uno de los convocados de su selección. Anotó 2 goles en los 5 partidos que disputó. En semifinales contra Argentina el técnico decidió que en lugar de Baggio el titular sería Gianluca Vialli. Roberto no entró hasta el 2º tiempo con 1-1 en el marcador. El resultado no se movió e Italia quedó eliminada en los penaltis. En el partido por el 3er y 4º lugar contra Inglaterra, Baggio llevó al equipo a la victoria al anotar un gol y dio otro a un compañero para completar el resultado de 2-1.

En los 5 años que estuvo con la Vecchia Signora (141 partidos y 78 goles) cosechó sus mayores éxitos a nivel de títulos y se erigió como uno de los mejores futbolistas de la década. Con este equipo obtuvo una Liga, una Copa de Italia y una Copa de la UEFA, además de recibir los premios individuales de mayor prestigio a nivel mundial, como el FIFA World Player y el Balón de Oro.
Ya en el verano de 1994, se celebraba la Copa del Mundo en Estados Unidos, consagrándose como un de los mejores futbolistas italianos de la historia, consiguiendo 5 goles y llevando a su selección a la final del Mundial contra Brasil. Y ocurrió lo que para él fue el pero momento de su carrera deportiva. Llegaron los penaltis y él era el último lanzador italiano. Baggio era un especialista, pero la presión era máxima. Si fallaba, Italia perdía, si marcaba, todo quedaba en manos del último lanzador de la canarinha. Sabía que el portero Claudio Taffarel siempre se tiraba hacia los lados, por lo que decidió lanzarlo al medio de la portería. La idea fue buena, ya que Taffarel se tiró a la izquierda, pero el balón se elevó y se fue fuera de los 3 palos. Esto le afectó anímicamente durante los años siguientes, y a Arrigo Sacchi también, que lo fue convocando con menos asiduidad.

La siguiente temporada después del Mundial fue fatídica para él. Se lesionó de la rodilla derecha para 5 meses y emergió la figura de Alessandro Del Piero. Sus días como jugador de la Juventus estaban contados, pero ofertas no le faltaron. Parma, Inter, Lazio, Manchester United, Blackburn Rovers, Real Madrid o Barça fueron los equipos más interesados en su contratación, incluso equipos japoneses, pero Baggio decidió fichar por el AC Milan, aunque la idea de la Juventus era venderlo al Inter de Milan.

En su 1ª temporada, Fabio Capello no sabía si hacerlo jugar de delantero, mediapunta o interior, pero siempre titular, aunque creía que no estaba para jugar los 90 minutos. El Milan ganó la Serie A, pero ese verano Arrigo Sacchi no lo convocó con la Selección Italiana para la disputa de la Eurocopa de 1996 de Inglaterra. Su 2ª temporada fue a peor todavía. Se va Capello y llega Óscar Washington Tabárez confiando en "Il Divino", pero una serie de malos resultados hacen que caiga cesado y llegue Arrigo Sacchi. Su mala relación por las discrepancias de la selección quedan reflejadas en el 11 inicial, donde jugadores como Marco Simone o Christophe Dugarry tenían más peso que él. En total 51 partidos y 12 goles. Su marcha estaba cantada. El Parma había realizado una oferta de 6 millones de €, donde jugaría con asiduidad, estaría cerca de su pueblo natal y jugaría la Champions League. Pero Carlo Ancelotti, debutante en la Serie A, dijo que no cambiaría su sistema de juego por Roby, desestimando así el fichaje. Posteriormente el técnico confesó que había sido una mala decisión y que por él hubiera cambiado cualquier su esquema táctico.


Udinese, Barça, Atlético de Madrid, Valencia y equipos de Inglaterra, Alemania y Japón quisieron hacerse con sus servicios. Finalmente el Bolonia FC se llevó el gato al agua. Allí Roby renació. En los primeros 10 partidos de la temporada metió 8 goles, pero desavenencias con el entrenador, Renzo Ulivieri, por dejarlo en el banquillo en los partidos contra sus anteriores equipos y promesas no cumplidas con la capitanía del equipo, tras 30 partidos y 22 goles, Baggio se marchó al Inter de Milan tras la insistencia de Massimo Moratti en su contratación, que estaba enamorado de su juego.







Fue convocado por Cesare Maldini para disputar el Mundial de Francia de 1998, consiguiendo meter 2 goles que supuso igualar la marca de 9 goles de Paolo Rossi y convirtiéndose en el único jugador italiano en marcar en 3 Mundiales diferentes. Aún así, Italia fue eliminada en Cuartos de Final por la campeona, Francia.


Ya en el Inter, las 2 temporadas que pasó allí (41 partidos y 9 goles), fueron nefastas. En la 1ª fue la lesión de Ronaldo, que perjudicó el juego del equipo y el estado anímico de sus compañeros, tuvo 4 entrenadores diferentes y el equipo rozó el descenso de categoría. Su 2ª temporada como nerazurri coincidió con Marcello Lippi, que llevó acabo una guerra contra él porque no soportaba que cuando lo dejaba en el banquillo la afición corease su nombre. Baggio quería disputar el Mundial de Corea y Japón 2002 (el cual no disputo por una serie de lesiones que hicieron que Trappattoni no lo convocase, apostando por Mauro Camoranesi), por lo que desestimó ofertas del Real Madrid, Galatasaray y equipos de Japón, para firmar por la Brescia, por 4 razones lógicas: que jugara en la Serie A, que estuviera en el Norte de Italia, que tuviera minutos de juego y la más importante, el entrenador, Carlo Mazzone. En sus autobiografías se deshace en elogios y cariño hacia Mazzone. Allí militará 4 temporadas hasta retirarse, disputando 95 partidos y materializando 45 goles. La Brescia retiró el número 10 en honor al gran Roberto Baggio. Tras su retirada recibió ofertas de Boca Juniors, Sydney FC o el Livorno de su querido Carlo Mazzone, pero sus problemas físicos se lo impidieron.


Estos fueron algunos de sus premios individuales:
  • 1 Balón de Oro (1993) 
  • 1 Balón de Plata (1995) 
  • 1ª posición en el FIFA World Player (1993) 
  • 3ª posición del FIFA World Player (1994) 
  • 1 Onze de Oro (1993) 
  • 1 Onze de Bronce (1994) 
  • 1 Onze de Plata (1995) 
  • Mejor jugador europeo sub-23 (1990) 
  • Incluido en la lista FIFA 100 
  • 1 Guerin de Oro con el Brescia (2001) 
  • 1 Guerin de Oro de la Serie C con el Vicenza (1984) 
  • 1 Trofeo Bravo con la Fiorentina (1990) 
  • Premio Azzurro del Secolo, mejor futbolista italiano del siglo (2000). 
  • Máximo goleador de la Copa de la UEFA (1990-91) 
  • Máximo goleador de la Recopa de Europa (1991)


Estos fueron sus títulos a nivel de clubes:
  • 2 Scudettos (Juventus 1994-95 y AC Milán 1995-96) 
  • 1 Copa de Italia (Juventus 1994-95) 
  • 1 Copa de la UEFA (Juventus 1992-93) 
  • 1 Liga italiana de la Serie C1 (Vicenza 1984-85) 
  • 1 Liga italiana de la Serie CA (Vicenza 1985-86)

Curiosidades:
  • El 30 de septiembre de 1991 recibió la Ordine al Merito della Repubblica Italiana, en el grado de caballero.
  • Recibió el Peace Summit Award en 2010, por su colaboración con diversas causas benéficas.
  • En 1993 se adhirió a la Soka Gakkai, y recientemente abrió una sala de reuniones en Thiene, a 12 km. de su casa de Caldogno.
  • El 16 de octubre de 2002 se convirtió en miembro embajador de buena voluntad de la FAO (Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).
  • Cantó un rap junto a unos niños discapacitados en favor de los discapacitados mentales de Salerno.
  • Zurab Khizanishvili, jugador de fútbol de Georgia, estuvo a punto de retirarse debido a una fuerte depresión a raíz de una lesión. Baggio lo conoció de forma casual y le convenció para que no lo hiciera. Actualmente juega para su selección y para el Kayserispor turco.
  • Sébastien Frey ha agradecido a Roby el hecho de ayudarle a conocer y practicar el budismo, ya que esto le ayudó durante la recuperación de una grave lesión y hoy en día sigue practicándola.
  • Apareció en el capítulo 34 ("Llegada a Italia") de la serie de dibujos animanos Oliver y Benji.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada